Historia & Estándar

El Shih Tzu es una raza de perros sumamente antigua (los primeros datos encontrados sobre ellos datan del año 1.000 AdC) originaria de China. No hay una opinión generalizada sobre su origen, pero se suele dar como aceptable que descienden de los parecidos perros tibetanos Lhasa Apso. Shih-Tzu son una raza ligada en cierta manera con la religión budista; los chinos criaban y acicalaban a sus perros para que parecieran en cierto modo leones, animal que no existe en China. Incluso el nombre de la raza, «Shih-Tzu», significa «Perro león», cosa que también se suele achacar al ladrido fuerte y profundo de estos animales, y a su tendencia a ladrar a los desconocidos y a gruñir ante la más mínima provocación. En parte por esto, los siempre atentos Shih-Tzu eran muy apreciados en China como perros de guardia.

Poco después de su aparición, los Shih-Tzu sustituyeron a los Lhasa Apso como los perros favoritos de nobles y emperadores. Los viajeros que durante aquella época visitaban el país oriental trajeron la moda de estos pequeños y peludos perros a Europa y, posteriormente, a América, donde causaron una fuerte impresión. En la era moderna, la moda de los Shih-Tzu desapareció gradualmente, y tras la revolución comunista la raza de perros se consideró extinta en China, aunque ya había calado hondo en Occidente.

Toda la herencia genética de los Shih-Tzu proviene de siete parejas de perros, uno de ellos pequinés, que gracias al esfuerzo de varios historiadores han podido ser identificados.

Estándar Raza Shih Tzu Federación Cinológica Internacional.